Search
Search
Noticias Gastronómicas

NOTICIAS

Sabores Dominicanos
/ Categories: Publicaciones

La mujer dominicana hace magia en la cocina

Escrito por: Virginia Castillo

¡La mejor comida es la que cocina mi mamá! Quién no ha escuchado esta frase. Es que aunque elaboren el mismo plato, cada dominicana le imprime ese toque característico a su comida que la hace única.

Un plato de simple elaboración como un pollo guisado con arroz blanco y habichuelas se convierte en una exquisita degustación, porque las dominicanas además de sazonar con ajo, pimienta y sal, cocinamos con amor, dando lo mejor de nosotras para que nuestras familias disfruten de un rico almuerzo o tengan una deliciosa cena.

"Es que yo cuando cocino solo pienso en ver la carita de mi hijo disfrutando de ese asopao de gallina o de esas habichuelas con dulce que tanto le gustan, tú no sabes lo bien que me siento cuando me dice que rica está la comida mami", dice Rosa Polanco, dejando ver una enorme sonrisa de satisfacción.

La mayoría no ha asistido a una escuela culinaria, sus conocimientos de cocina generalmente son empíricos o aprehendidos de sus madres o abuelas, sin embargo, las dominicanas saben qué cantidad de sal o agua lleva el arroz para quede en su punto, sin tener que ver una receta o qué hacer para que el pollo frito quede crujiente y para que la leche de coco no se corte cuando hacen el pescado.

Un restaurante le queda corto

Mejor que en cualquier restaurante, las mujeres dominicanas tienen una gran variedad de platos. De lunes a domingo siempre hay una opción diferente para desayunar, almorzar y cenar.

Desde la noche anterior ya están analizando con qué sorprenderán a su familia el siguiente día. Aquellas que son amas de casa, se levantan bien temprano para que antes de que se vayan a la escuela o al trabajo, sus hijos y su esposo salgan bien alimentados, para que, como dice Rosa, "no les vaya a dar una mareo por ahí".

Pero el afán no termina con eso. Desde que inicia el día, entre el cuidado de los más pequeños que quedan en casa y los quehaceres del hogar, las madres saben la hora precisa en que deben preparar la comida, para que cuando los niños lleguen de la escuela, el almuerzo esté "calientito" y servido.

Pero no tan sólo las amas de casa se preocupan sobre qué comerá su familia, la mujer dominicana que trabaja fuera del hogar, mientras todos en la casa duermen, a las 5:00 de la mañana ya está en pie, preparando el desayuno y la merienda para su familia, para luego vestirse e irse a trabajar.

Así comienza el día de Damarys García, una enfermera que está casada desde hace 10 años con el abogado Manuel; y tiene dos niños: un varón de 7 años y una nena de 5.

Cuando llega a la casa luego de una jornada laboral regularmente de ocho horas, más la hora o hora y media que transcurre en el camino del trabajo a su hogar, entre taponamientos y ruido del tráfico, Damarys comienza los preparativos de la cena, pero también de la comida que comerá su familia al día siguiente.

Mientras hierve la yuca que compró de camino a la casa o prepara el sándwich preferido de sus hijos, Damarys condimenta el pollo y las habichuelas de mañana. No hay tiempo que desperdiciar, todavía hay que darle de cenar a los niños, hacer las tareas de la escuela y lavar los trastos.

Aunque Manuel la ayuda, "solo mamá sabe preparar el sándwich que quede rico", dice Juan, el pequeño de 7 años.

Damarys, como la mayoría de las mujeres dominicanas, hace magia con el dinero, cuando hay recursos suficientes para comprar los ingredientes de la comida prepara todo un manjar, pero cuando hay poco dinero, las dominicanas sabemos cómo dividirlo para comprar lo necesario y que la comida quede igual de rica.

Ayer Daniel cuando salió de su casa se fue preocupado porque sólo pudo dejar RD$ 200 para la comida, pero para su sorpresa, cuando llegó encontró un rico pollo horneado, con arroz con coco y hasta unos plátanos maduros fritos, de unos que su esposa había guardado del día anterior. "No sé como lo hace, pero a Rosa siempre le rinde el dinero", dice.

Y así cada día la alimentación de su familia constituye un reto para la mujer dominicana, pero eso no es un problema, pues ella siempre sabe preparar la más deliciosa y sabrosa comida. Pero de algo si estoy segura "no hay comida más rica que la que prepara mi mamá".



Artículo Anterior La Cuaresma
Artículo Siguiente El consumo de cangrejo está prohibido hasta el 30 de abril
Print
3070 Evaluar este artículo:
No rating

Deje un comentario

Nombre
Correo Electrónico:
Comentario:
Añadir comentario

SECCIONES

Portales Gastronómicos Galería de Fotos Galería de Videos

   SUSCRÍBETE AL BOLETÍN INFORMATIVO


LO MÁS VISTO

RSS

ETIQUETAS

CONTACTO

Dirección: Avenida Anacaona #24, parque Mirador Sur, Los Cacicazgos, Santo Domingo, República Dominicana.
Teléfono: (809) 565-0707   (809) 567-3656 - Correo Electrónico: info@saboresdominicanos.org.do

Ministerio de Cultura Escuela Dominicana de Alimentos y Bebidas CONPEHT
Copyright (c) 2019 Sabores Dominicanos Términos de uso Política de privacidad