Search
Search
Noticias Gastronómicas

NOTICIAS

Sabores Dominicanos
/ Categories: Publicaciones, Lo Ultimo

Los retos de la gastronomía dominicana

Por Juan Febles

Durante la conferencia “La Gastronomía como factor Incidente en el Desarrollo del Turismo en República Dominicana”, que impartí en la Universidad Central del Este (UCE), tuve la oportunidad de señalar los que a mi entender son algunos de los retos que debe superar la gastronomía dominicana para seguir mejorando la calidad y el posicionamiento como un atractivo turístico.

Pero antes quiero destacar que en los últimos años ha habido un despertar de la gastronomía dominicana gracias al trabajo realizado por la Fundación Sabores Dominicanos y otras instituciones privadas. Este despertar ha podido hacer visible el potencial que tenemos de convertir nuestra gastronomía en producto turístico de alto nivel, que atraiga visitantes que quieran disfrutar de nuestra rica y variada oferta culinaria.

Partiendo del concepto de que la gastronomía es cultura y que la misma es el resultado de siglos de sincretismo, migraciones, efectos climáticos, condiciones geográficas, situaciones socioeconómicas que fueron moldeando nuestra forma de cultivar, cocinar y comer.

Reconociendo esto, sabemos que no será tan fácil superar algunos retos que tiene por delante nuestra gastronomía porque se necesitará la integración de toda la sociedad (ciudadanos, empresarios, sociedad civil, academia y el estado), pero si esta condición se da, con seguridad podremos posicionar a nuestra gastronomía como una de las mejores del mundo.

Entre los retos que cité a los estudiantes de turismo de esa distinguida universidad, están los siguientes:

1. Mejorar la implementación buenas prácticas manipulación de alimentos

Los hoteles y principales restaurantes del país aplican sistemas de control que ponen barreras a patógenos que dañan la comida. En estos establecimientos se ha ido construyendo una cultura de buenas prácticas de manipulación de alimentos, pero sin duda alguna en los pequeños restaurantes, los vendedores de comida callejera y en la mayoría de nuestros hogares existe una gran debilidad en la forma de manipular los alimentos y por ello la gran proliferación de enfermedades de origen alimentario.

Recomiendo que instituciones del estado como Proconsumidor, Ministerio de Salud Pública y Ministerio de Turismo, que se encargan de supervisar las condiciones higiénicas de los establecimientos que expenden alimentos y bebidas, deben reforzar los instrumentos de supervisión de la aplicación correcta de procedimientos de manipulación higiénica de los alimentos desde los comercializadores hasta la mesa.

Además exigir a las empresas que muestren evidencias de programas de capacitación de los empleados que manipulan los alimentos.

2. Certificar la calidad

Se debe buscar la forma de que una institución imparcial y con peso otorgue certificaciones de calidad que confirmen que los establecimientos de expendio cuenten con infraestructura adecuada, equipamiento de cocina que garantice una comida segura, buen servicio y personal calificado.

Un Sello de Calidad Gastronómica es significado de confianza, transparencia, seguridad, satisfacción de expectativas y mejoras del servicio. Además de esto:

  • Sirve de herramienta para mercadear el establecimiento como un negocio cuyos servicios han sido certificados.
  • Ayuda a nivelar las actividades del personal que trabaja dentro de la organización por medio de la estandarización.
  • Incrementa la satisfacción del cliente al asegurar la calidad de productos y servicios de manera consistente, dada la estandarización de los procedimientos y actividades.

3. Mejorar la presentación de los platos

Una gran debilidad que aun adolece nuestra gastronomía es la presentación estética de nuestros ricos platos. Además de ser sana y sabrosa, toda comida debe presentarse de forma atractiva al gusto de los potenciales consumidores. El reto está en aplicar técnicas de emplatado universales y de vanguardia, utilizando elementos locales para no perder la esencia e identidad del plato.

4. Equilibrar las porciones de los platos desde el punto de vista nutricional

Sin duda alguna nuestra comida es sabrosa pero no siempre consumida de manera equilibrada desde el punto de vista nutricional. El mejor ejemplo es nuestro plato insignia La bandera (arroz, habichuelas, carne y ensalada), donde la forma tradicional de comerla le da prioridad al arroz (a veces ocupando más del 50% del plato) y luego la proteína, y la ensalada como un complemento formando un conjunto donde los carbohidratos son predominantes.

Esta forma de comerlo es sin duda el resultado de muchos años de costumbres. Pero el hecho de que se haya desarrollado formando parte de nuestra cultura, no la hace correcta. Los nutricionistas recomiendan que para que una comida se considere equilibrada debe ser 50% de Vegetales, 25% Carbohidratos y 25% Proteínas.

Es deber de el Estado promocionar y velar por un consumo de alimentos más saludable por medio de campañas informativas e incluir este tema en la currícula de nuestras escuelas desde sus inicios.

También el sector privado, por medio a financiamiento de campañas publicitarias educativas, podría ayudar a desarraigar esta forma incorrecta de consumir los alimentos.

5. Fortalecer la Identidad Culinaria

Establecer el perfil culinario dominicano y hacer que cada dominicano se sienta orgulloso de su cultura y tradiciones culinarias, es sin duda una tarea que hoy día cobra mucho valor. Esto debido al bombardeo mercadológico que trata de imponernos estilos de vida y de consumo ajenos a nuestras tradiciones y ajenos a la producción nacional.

Cuando fortalecemos nuestra identidad culinaria no solo creamos arraigo hacia nuestros platos tradicionales, sino que creamos nuevos platos en base a los ingredientes locales.

Una gastronomía local arraigada es sin duda una barrera a la importación de costumbres culinarias y productos extranjeros. Esto, sin miedo a equivocarme, evita que el país tenga que buscar dólares para pagar las importaciones de productos que no producimos en nuestro territorio.

6. Formar nuevos y mejores profesionales

Es importante que como país podamos diseñar y ejecutar un plan de formación, capacitación y sensibilización en el turismo gastronómico, dirigido a todos los integrantes del sistema turístico nacional. Este punto es muy importante, ya que en muchos casos, se necesita la formación en los procedimientos y métodos profesionales para la confección de oferta turística gastronómica. Asimismo, se requiere de una capacitación que mejore las operaciones a nivel de oficios que permitan la certificación de profesiones como camareros, bartenders y cocineros que entre otros, mejorarían significativamente el desarrollo turístico gastronómico de la isla.

Nuestra industria restaurantera está experimentando un gran crecimiento basada en una oferta diversificada. Este crecimiento será más sostenible en la medida que podamos desarrollar recursos humanos que tengan la capacidad de aplicar las técnicas culinarias clásicas y modernas de forma correcta y con la estética que demandan los consumidores de hoy. Cocineros que tengan la capacidad de modificar y darle un giro actualizado a las recetas tradicionales sin perder su esencia.

Finalmente, esta estrategia tiene que ver con la sensibilización de la comunidad locales hacia las bondades de los distintos productos que conforman la oferta gastronómica de la República Dominicana, ya que representaría un enfoque estratégico para el logro de los objetivos de posicionamiento de la isla.

7. Desarrollar y mercadear productos y atractivos gastronómicos sostenibles

Un factor determinante para desarrollar el turismo gastronómico es tener atractivos que capten la atención de los visitantes y locales. Aquí es que reside la importancia de definir claramente el perfil de nuestra gastronomía y los platos icónicos que presentaremos con orgullo como estandartes de nuestra forma de comer.

En ese sentido, el país no cuenta con un Plan Estratégico Integral que busque posicionar la gastronomía dominicana, y mucho menos planes para posicionar la gastronomía de una provincia o región como atractivo o producto turístico.

Ya sea desde el sector privado o del Estado, se debe propiciar iniciativas sostenibles que cuenten con un alto grado de participación de la población local a lo largo del proceso. La implicación en la misma planificación y en la gestión final de productos y servicios es la garantía de una consecuencia positiva directa para la población y, por tanto, para su desarrollo socioeconómico.

Soy de los que también consideran que aunque nuestra gastronomía tiene el potencial para convertirse en un producto que por si sola pueda atraer turistas, la clave en es poder aprovechar el éxito que tienen nuestros atractivos naturales para que la experiencia gastronómica enriquezca una estadía memorable y sabrosa.

Recomendamos las siguientes estrategias para posicionar nuestra gastronomía:

- Maridar la gastronomía

Hay que trabajar para posicionar la gastronomía en conjunto con la estrategia del destino. Todos los destinos tienen un potencial gastronómico. Es decir entonces, que la gastronomía se marida con los ingredientes del paisaje, la cultura y la historia.

La mezcla de estos elementos haría a la gastronomía, la protagonista dentro de los factores a considerar para el desarrollo de nuevos productos turísticos que puedan diversificar la oferta y al mismo tiempo, incluir de manera masiva y directa a todos los sectores productivos de la isla.

- Desarrollar productos y atractivos gastronómicos

Si queremos poner en valor nuestra gastronomía es sumamente importante que podamos ofrecer una diversa gama de opciones que sean atractivas para ser visitadas. Pongamos como ejemplo a San Pedro de Macorís, una provincia con bellos atractivos turísticos, atractivos antropológicos, atractivos deportivos y una industria del ron muy exitosa. Además de lo mencionado tiene una gran herencia culinaria. ¿Qué potencialidades tiene San Pedro de desarrollar atractivos gastronómicos? Aquí algunas ideas que ya en otro artículo desarrollaré: Tour de la Cocina Cocola, la Ruta del azúcar y el ron, Museo del Azúcar (utilizando algunos de los ingenios abandonados), Festival del pastel en hoja de San Pedro de Macorís, entre otros.

- Fortalecer Restaurantes Icónicos

Se debe reforzar la imagen de “icónicos” de más restaurantes a los que se puedan incluir en el plan de promoción de las ciudades junto al sector privado, las alcaldías y el ministerio de turismo.

8. Mejorar la infraestructura y equipamiento de los establecimientos de expendio de Gastronomía Dominicana

Se evalúa la seguridad de la infraestructura de las instalaciones así como la distribución de los espacios, señalización para orientar al cliente y si cuenta con los servicios sanitarios mínimos requeridos. Una infraestructura adecuada debe contar con disponibilidad de baños higiénicos, señalización de seguridad, extintores en caso de fuego, ventilación adecuada y mobiliario en buenas condiciones.

9. Desarrollar una estrategia integral de marketing para su posicionamiento nacional e internacional

Es importante que la gastronomía ocupe un lugar importante dentro del diseño de productos turísticos de la República Dominicana, ya que existe un acervo histórico valioso en el área de la gastronomía, que no ha sido aprovechada desde el punto de vista de marketing, razón por la cual el enfoque estratégico de posicionamiento tiene que estar orientado a la creación de acciones tácticas que puedan integrar a todos los elementos del sistema turístico para la generación de ofertas turísticas alternativas o complementarias a los productos de sol y playa tradicionales que han posicionado a la isla.

Se debe establecer una estrategia de marketing que al buscar el posicionamiento nacional e internacional de nuestra gastronomía tome en cuenta los siguientes elementos:

  • Definir el concepto sobre el cual se enfocarán todas las actividades de comunicación.
  • Agregar valor al producto y posicionarlo para que sea fácilmente reconocido a nivel local e internacional.
  • Generar la expectativa de vivir una experiencia emocional a través de los platos y bebidas.
  • Establecer una imagen, símbolo o frase (o la suma de todos) que generen una identidad que personifique la gastronomía local. Por ejemplo la que utilizamos en la Fundación Sabores Dominicanos: #AquíSeComeBueno.
  • Manifestar una diferenciación y una ventaja competitiva sobre otras gastronomías.
  • Ayudar a posicionar una identidad clara, precisa y bien delimitada.
  • Ser un elemento que permita ser utilizado en las estrategias de marketing para posicionar la gastronomía del país a nivel nacional e internacional.
  • Articular estrategias y actividades en consonancia con las de la Marca País.
Artículo Anterior El plato emblemático dominicano merece el reconocimiento nacional
Artículo Siguiente Gremios trabajan para posicionar a República Dominicana en el mapa gastronómico del mundo
Print
491 Evaluar este artículo:
No rating

Deje un comentario

Nombre
Correo Electrónico:
Comentario:
Añadir comentario

SECCIONES

Portales Gastronómicos Galería de Fotos Galería de Videos

   SUSCRÍBETE AL BOLETÍN INFORMATIVO


LO MÁS VISTO

RSS

ETIQUETAS

CONTACTO

Dirección: Avenida Anacaona #24, parque Mirador Sur, Los Cacicazgos, Santo Domingo, República Dominicana.
Teléfono: (809) 565-0707   (809) 567-3656 - Correo Electrónico: info@saboresdominicanos.org.do

Ministerio de Cultura Escuela Dominicana de Alimentos y Bebidas CONPEHT
Copyright (c) 2019 Sabores Dominicanos Términos de uso Política de privacidad